¿Hemorroides?

Las hemorroides son venas que están en el ano y que cuando se dilatan se convierten en varicosidades (similares a las varices en las piernas), que pueden molestar. Los síntomas varían desde suaves y temporales hasta fuertes y dolorosos, que se prolongan en el tiempo.
En muchos casos las hemorroides son pequeñas y los síntomas se pueden combatir sin ningún tratamiento específico.

¿Qué son las hemorroides y qué las provoca?
Dentro del ano y el recto existe una red de arterias y venas pequeñas. A veces estos vasos sanguíneos se extienden e hinchan cuando se llenan de sangre más de lo normal. Esas venas hinchadas y los tejidos internos pueden transformarse en uno o más “bultos” llamados hemorroides o más comúnmente “almorranas”.
Casi la mitad de nuestra población desarrolla una o más hemorroides a lo largo de su vida.

¿Qué puede provocar la aparición de hemorroides?
La mayoría de la gente tiene en algún momento de su vida síntomas derivados de las hemorroides.
Las causas más importantes en la aparición de hemorroides suelen ser el estreñimiento y los malos hábitos a la hora de defecar (permanecer mucho tiempo en el baño, hacer mucha presión).
La herencia también influye; si sus padres o abuelos padecieron de hemorroides, puede que usted tenga mayor riesgo de tener hemorroides.
El embarazo, debido posiblemente a la postura del bebé que está por encima del ano y del recto provocando una presión. También el cambio hormonal tiene influencia en las venas.
El parto, debido al esfuerzo para dar a luz, puede producir hemorroides, que normalmente desaparecen tras el parto.

¿Cuáles son los síntomas de hemorroides?
Las hemorroides se clasifican en 4 grados. No siempre la sintomatología es acorde al tamaño hemorroidal.
Grado 1: Tamaño pequeño. Suelen ser asintomáticas. Es un caso común,  pueden crecer el con tiempo.
Grado 2: Algo más grandes, pueden salir fuera en el momento de ir al baño, sin embargo se reducen espontáneamente.
Grado 3: Se exteriorizan con el esfuerzo defecatorio, sin embargo es posible empujarlas hacia dentro con el dedo.
Grado 4: Permanentemente fuera del ano. Es imposible reintroducirlas en el ano.
Los síntomas pueden variar. Las hemorroides pequeñas normalmente son indoloras, el síntoma más común es un sangrado después de ir al baño. Las hemorroides más grandes pueden causar una descarga de mucosidad, dolor, picor e irritación. Se puede tener una sensación de que el ano y el recto no se han vaciado de todo.
Una posible complicación de las hemorroides de grado 3 y 4 puede ser la trombosis hemorroidal (coágulo de sangre dentro de una hemorroide) que provoca un intenso dolor anal, y es motivo de consulta en urgencias.

¿Qué hacer cuando aparecen las hemorroides ?

A. Durante la crisis aguda:
Baños de asiento en agua tibia varias veces al día, durante mínimo 10 minutos.
Medicación específica que le pautará su médico  de cabecera/cirujano.
Ingesta abundante de fibra y beber mucho agua para facilitar la deposición. En ocasiones se pautará un laxante suave o lubricante intestinal.

 B. Para prevenir que vuelvan a molestar:
Es necesario un cambio en los hábitos de alimentación. Es fundamental evitar el estreñimiento:
Aumentar la cantidad de fibra en las comidas (frutas frescas, verduras, pan, cereales…).
Beber líquidos: de 2 a 3 litros al día (zumos, sopas, evitar alcohol, alimentos picantes).
Realizar algo de ejercicio diariamente.
Evite analgésicos que contienen codeína, comunes en el tratamiento de resfriados.
Es aconsejable ir al lavabo siempre que uno sienta la necesidad. Algunas personas intentan frenar este sentimiento y van al lavabo más tarde. Esto puede causar estreñimiento porque las heces se hacen más duras y más grandes y así es difícil una deposición de una forma suave. No apriete demasiado estando en el lavabo, aunque tenga una sensación de que es necesario porque las hemorroides pueden provocar esta sensación.
Pomadas, cremas y supositorios
No curan las hemorroides, sin embargo pueden suavizar los síntomas de molestia. Existen unas cuantas marcas que se pueden comprar sin receta, puede preguntar por ellas a su farmacéutico. Es importante seguir las instrucciones de uso, los que contienen anestesia combaten mejor el dolor. No se debería usar este tipo de cremas más de 5-7 días, si se usan durante más tiempo la anestesia puede provocar irritación alrededor del ano.
Algunas cremas  que contienen esteroides las puede prescribir un médico si existe mucha inflamación alrededor de las hemorroides. Los esteroides reducen la inflamación y pueden ayudar a reducir los bultos. Sin embargo, estas cremas con esteroides y no deben ser utilizadas durante más de una semana.
Las hemorroides causadas por un embarazo normalmente dejan de existir después del parto, sin embargo el tratamiento es igual para todos los casos.

Cuando los tratamientos anteriores en fallado, y no se alivian los síntomas , será necesaria la intervención quirurgica, que en cada caso la técnica se ajustara (personalizada) a cada paciente, existiendo varias opciones quirugicas.

La ligadura de banda se utiliza para el tratamiento de las hemorroides  (grado 2-3) sobre todo en las que sangran y el prolapso procedimiento rectal. Implica la aplicación de pequeños anillos en la base de las hemorroides o el prolapso, una aplicación que se puede realizar sin ningún tipo de anestesia. Esto generalmente no causa dolor, a veces sensación de peso. Los anillos elásticos permanecer en su lugar de 7-15 días y por lo general su expulsión no es detectado por el paciente a excepción de una ligera pérdida de sangre que no es alarmante. Sólo si es absolutamente un sangrado excepcional usted   necesitaria ir a urgencias para ser valorado , en todo caso póngase en contacto con su especialista.

La hemorroidopexia (técnica llamada HPS ) con HemorPex System: consiste en la colocación de pequeñas suturas alrededor de las hemorroides que provocan su reducción y un alivio inmediato. Esta indicada su utilización en hemorroides grado 2-3. La intervención se realiza en tan sólo 20 minutos y el paciente puede volver a casa el mismo día, unas horas después del tratamiento o bien permancer solo una noche en el hsopital. Es un método efectivo en más de 90% de los casos.
La hemorroidectomía es el tratamiento de los casos que no pueden ser tratados como pacientes ambulatorios con las técnicas anteriores, o en casos en que no fue posible obtener un resultado satisfactorio para el paciente. Hay muchas técnicas que tienen en común la eliminación de las hemorroides. Por lo general requiere una hospitalización breve y se lleva a cabo bajo anestesia. Hay varios protocolos para el control de la inquietud y el dolor postoperatorio. Las técnicas que utilizan el láser ( y no bisturí ) parecenque aportan   una reducción del dolor en comparación con las más tradicionales, aunque no todos los artículos científicos dan una mejoría estadísticamente significativa.

Descubre más información sobre tratamiento hemorroides

Esta entrada fue publicada en dolor anal, hemorroide, laser, noticias, Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.