la toxicidad de la quimioterapia

El mayor problema con el que se enfrenta el paciente que debe someterse a un tratamiento con quimioterapia es su toxicidad. En efecto, al ser medicamentos “inespecíficos” , no distinguen entre que células deben atacar y cuales no. Actúan por tanto sobre todas las células del organismo y detienen el crecimiento de aquellas con mayor velocidad de duplicación como son las de la medula ósea, células formadoras de cabello y las de las membranas mucosas. Asi, los efectos más llamativos son el descenso en la cifra de globulos blancos, plaquetas y globulos rojos, la pérdida de cabello y la aparición de llaguitas en la boca. Son tambien de destacar la aparición de nauseas y vomitos que en ocasiones pueden ser de caracter violento. Este panorama es en apariencia tragico pero, hoy día, poco real. Disponemos por fortuna de medios adecuados para administar tratamientos sin o con toxicidad minima. En nuestro Servicio disponemos de medios que hacen que no veamos pacientes con nauseas y vómitos aun administrando medicamentos con elevado poder emetizante. El empleo de inhibidores del centro del vómito de ultima generacion conlleva que la incidencia y gravedad de estos fenomenos sea practicamente nula. Tambien hoy día, se dispone de tratamientos adecuados para la recuperación de las cifras de globulos cuando se produce un descenso en las mismas que puidera ser preocupante. Nos referimos a los factores de maduración celular, cuya administración conlleva incrementos en las cifras de froma rápida. La paliación de las posibles ulceraciones de las mucosas es también contemplada con la aplicación de preparados especiales que hacen que funciones como la deglución no sean molestas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.